No te pierdas este tradicional pueblo andaluz que aún conserva el encanto de épocas anteriores. ¡Te sentirás transportado a otro mundo!

Piérdete por sus callejuelas, con sus blancas fachadas inmaculadamente limpias. No dejes de visitar su interesante museo con arte mejicano y su castillo.

Desde el maravilloso lugar, donde se encuentra la iglesia de Santo Domingo, podrás disfrutar de las fantásticas vistas de la costa, que te ofrece este enclave privilegiado.

Paséate por sus jardines y disfruta una refrescante bebida en alguna de de sus múltiples plazas bajo la sombra de los naranjos. La música del arpa resonará en tus oídos y hará que este lugar idílico sea inolvidable.